El perfecto juicio de Dios

El perfecto juicio de Dios

Tabla de Contenidos

El perfecto juicio de Dios
Comparte en tus Redes Sociales

“Jehová Dios mío, en ti he confiado; sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame… Jehová juzgará a los pueblos; Júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia y conforme a mi integridad” Salmo 7:18.

Reflexiones

Muchos problemas se resolverían en este mundo si creyéramos que hay un Dios que juzga con justicia, confiando en que Él finalmente pondrá todas las cosas en orden; pero, mientras no comprendamos esto, seguiremos tomando la justicia con nuestras propias manos para vengar los agravios que las personas nos hacen.
Si creemos que Él podrá juzgar con perfecta justicia, es tiempo de dejar todo asunto en sus manos y empezar a amar a los que tildamos de enemigos, como dice Mateo 5:43-44 “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”.

En este mundo enfrentaremos a diario desafíos, malentendidos, decepciones, dudas, pruebas, tentaciones, contratiempos y hasta ataques enviados por el enemigo, y debemos aprender a enfrentarlos en confianza y oración, como lo hizo David, de tal forma que se atrevió a decirle a Dios que lo juzgara conforme a su justicia e integridad. Si somos capaces de esto, es porque sabemos que estamos obrando bien y que aun en medio de las dificultades estamos obedeciendo las enseñanzas de Jesús. Recordemos Lucas 6:36-37 “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados”.

Podemos tener absoluta confianza en el juicio de Jesús porque el Padre le ha dado la autoridad para ser el juez perfecto, quien no es ajeno a nuestro sufrimiento humano porque ya lo padeció en esta tierra; sufrió injusticia, tortura y crucifixión y murió en la cruz por todos nuestros pecados, enfermedades y desamparo, cargando todo el juicio por cada uno de nosotros, para que ahora seamos libres y vivamos sin temor.

Demos gracias porque podemos estar confiados en que al final, el Juez de toda la tierra, hará lo que es justo.

Sobre el Autor
Comparte en tus Redes Sociales
También te recomendamos Leer
SOMOS LA FAMILIA M.E.U.

SOMOS LA FAMILIA M.E.U.

¿Qué enseña la Biblia acerca de la Familia? La Familia está en el centro del plan de Dios para la felicidad y el progreso de

Leer Más »